Baalkah para cuarteto de cuerdas y soprano. Gabriela Ortiz. Análisis por Eric Estrada Valadez

La Academia de Música Contemporánea es un espacio de reflexión y discusión sobre la música de nuestros días. A continuación te presentamos el primero de una serie de análisis de obras del siglo XX y XXI.

Baalkha. Gabriela Ortiz

Para cuarteto de cuerdas y soprano

Análisis por Eric Estrada Valadez

Introducción.

Esta obra fue comisionada por el cuarteto Kronos y estrenada en 1999. La palabra Baalka significa “mundo” en maya y tanto el texto como el nombre de los 5 movimientos que la conforman, están escritos en este idioma. Cada movimiento toma el nombre de un color, ya que dentro de la cosmovisión maya estos colores representan los 5 puntos cardinales:  el rojo (Chac) es el este, el blanco (Sac) es el norte, el negro (Ek) corresponde al oeste, el amarillo (Kan) al sur, mientras que el verde (Ak) es el centro.[1]

 Hay dos notas que funcionan como centro gravitacional durante toda la obra: Si bemol y Si natural.

I. Chac (rojo)

Este movimiento comienza con un clúster de 4 notas que va de sol sostenido a si bemol y el cual es presentado por las cuerdas. Durante esta sección del movimiento, las notas de este clúster se van presentando alternadamente, mientras que la voz presenta una melodía elaborada con una escala que se mueve entre si bemol mayor y si bemol lidio dentro del rango de una quinta. Antes de que termine esta sección, (letra de ensayo A), el clúster se abre cuando el violín segundo y el chelo tocan armónicos naturales y artificiales, respectivamente.

En la siguiente sección (letra B), el set de notas que presentan las cuerdas deja de ser un clúster, pero continúa siendo un set  cerrado y cromático, el cual se va ampliando durante la sección hasta alcanzar el rango de una octava. Cada instrumento del cuarteto gravita alrededor de la nota con la que inició el clúster, es decir, presentan movimientos melódicos que rodean la nota inicial, exceptuando al chelo, el cual camina en movimiento descendente desde fa hasta do sostenido, hasta que, justo antes de terminar esta sección, cambia abruptamente de registro con un armónico artificial que lo manda hasta un sol cinco. El rango de la melodía de la voz también se amplia a una séptima mayor que va de un la bemol 5 a un sol 6. Esta melodía continúa con un color exótico, elaborado con la combinación del modo jónico, lidio y mixolodio con algunas notas de paso.

Desde la sección que comprende la letra B, algunos acordes disminuidos (re y re sostenido disminuido), comienzan a aparecer dentro del set de notas que se derivó del clúster inicial. En la sección C también aparecen acordes disminuidos y el acorde de do mayor antes de terminar la sección. Cabe destacar que estos acordes aparecen notas añadidas que pertenecen al set de notas inicial. La melodía de la voz continúa con un rango de séptima mayor, pero ahora la escala exótica está elaborada con una combinación de las escalas de si menor melódica, armónica y frigio. En esta sección, la voz presenta el siguiente motivo construido con segunda menor, y que será recurrente durante la obra:

Fig. 1:

Descripción: SSD:Users:eric_kire20:Desktop:Screen Shot 2019-06-06 at 8.24.40 AM.png

En la letra D aparece el punto climático del movimiento. La voz abre su rango hasta una trecena que va de re a si bemol 6, siendo la nota más aguda del movimiento. Las cuerdas se liberan del set inicial y presentan un textura construida con si bemol lidio. Cuando la voz llega al si bemol agudo, las cuerdas tocan un acorde de do once, siendo éste el punto más álgido del movimiento, con una dinámica de fortísimo.

Posteriormente aparece una recapitulación con el clúster inicial en las cuerdas, mientras que la voz vuelve a presentar una melodía construida con  la combinación de escalas menores armónicas, melódicas y frigias, construidas a partir de si natural.

II. Sac (blanco)

En el segundo movimiento, el clúster sigue siendo la fuente del material armónico de las cuerdas. Comienza con un juego rítmico con el chelo y la viola. Entre ambos generan un clúster que va de sol a si bemol. Después de unos compases introductorios con este juego, entra la voz con una melodía que oscila libremente entre la escala de si bemol y si menor, ambas con las combinaciones de escalas modales y menores que habían aparecido en el movimiento anterior. En esta primera sección, la voz comienza con un rango bastante amplio: una décima menor.

En la siguiente sección (compás trece), entran el violín I y el violín II con otro clúster que va de do a mi. Posteriormente, el clúster se va abriendo, mientras comienza a utilizar notas de la  misma escala de si menor que había presentado la voz y sus respectivos colores modales.

En la letra de ensayo B comienza a aparecer el acorde de sol sostenido disminuido, pero sin ser completamente claro, ya que todos estos acordes disminuidos siempre aparecen con notas añadidas que no pertenecen al acorde. Sin embargo, el material armónico y melódico siempre se deriva de la escala exótica de si menor que ha aparecido anteriormente, junto con los cromatismos derivados del manejo de los clústers. El rango de la voz en esta sección es bastante amplio: es una trecena que va de re 5 a si bemol 6.

La letra C comienza con escalas cromáticas y exóticas elaboradas con la combinación de las escalas de si bemol y si natural como las que han aparecido con anterioridad. Primero comienza el chelo con el motivo de la figura 2, el cual se va replicando en el violín I, el violín II y la viola, mientras van entrando consecutivamente, hasta llegar a un punto de gran tensión, construido con las misma escalas, pero con una textura densa hecha con poliritmias. Esta es una sección instrumental en la que no aparece la voz.

Fig. 2

Descripción: SSD:Users:eric_kire20:Desktop:Screen Shot 2019-06-06 at 10.15.53 AM.png

La letra D tiene una textura más vertical, en la que aparecen acordes en las cuerdas construidos sobre la escala de si menor, mientras que la voz tiene pasajes con sprechgesang.

La letra F también es instrumental y tiene proceso similar a la letra C, ya que está elaborado con la misma combinación de escalas y con mucha poliritmia, la cual conduce a esta sección al punto más álgido del movimiento, que ocurre en el compás 90, con una dinámica de triple forte.

La letra G es una recapitulación en la que aparece el material inicial en la viola y el chelo, acompañados de armónicos artificiales en el violín I y II. La voz se mueve en un registro medio y termina con murmullos acompañados de escalas exóticas en las cuerdas con poliritmia.

III. Ek (negro)

Este movimiento tiene un carácter tranquilo y melodioso. Aunque las notas si y si bemol siguen teniendo mucha importancia en la conformación de las escalas, el centro gravitatorio se traslada a mi.

En la primera sección hay un pedal largo de una quinta de mi y si, mientras la voz y el resto de las cuerdas presentan melodías elaboradas con las diferentes escalas menores de mi.  A lo largo de esta sección las melodías se reparten entre los violines I y II, la viola y la voz, mientras el chelo continúa con el pedal de quinta

En la sección B el chelo entra en el juego de melodías, y aunque desaparece el pedal de la mi, las escalas aún están elaboradas a partir de las diferentes escalas de mi menor.

Al final del movimiento aparece un acorde de mi mayor con un fa como notas añadidas, al igual que en los acordes disminuidos que habían aparecido anteriormente.

IV. Kan (amarillo)

Este movimiento comienza con una sección en donde las cuerdas tocan segundas mayores  y menores de manera parecida al motivo que había presentado la voz en un el primer movimiento y que aparece en la figura 2.

Fig.3:

Descripción: SSD:Users:eric_kire20:Desktop:Screen Shot 2019-06-06 at 11.51.54 AM.png

En la letra B aparece un motivo que también está elaborado a partir de escalas y modos menor de si y que se presenta fugado entre el violín I y II, la viola y el chelo:

Fig. 4:

Descripción: SSD:Users:eric_kire20:Desktop:Screen Shot 2019-06-06 at 11.55.01 AM.png

En esta sección aparecen acordes mayores a partir del compás 14 los cuales se mueven a una segunda mayor de distancia, al igual que motivo melódico de la figura 2.

En la letra C la nota de si natural vuelve a aparecer como centro y regresa el manejo del clúster. Hasta este momento no había aparecido la voz y entra hasta el compás 27 en la nota más grave que ha aparecido hasta este momento: un si 4. En esta sección la voz presenta unos glissando con un rango amplio y que no se habían presentado hasta ahorita, acompañados por las cuerdas con un carácter muy rítmico.

En la letra el punto climático del movimiento con unos glissandos en las cuerdas y con la nota más aguda de la voz en toda la obra: un si natural 6.

En la letra F disminuye la tensión y aparecen figuras melódicas en las cuerdas, las cuales giran alrededor de las notas si bemol y si natural, con una textura polirítmica:

Fig. 5:

Descripción: SSD:Users:eric_kire20:Desktop:Screen Shot 2019-06-06 at 12.07.08 PM.png

La textura de las cuerdas se hace más densa cuando las figuras se aceleran haciendo nonillos, diecillos y oncillos, para después aligerarse hasta llegar a octavos y dieciseisavos.

En la letra G aparece una vez más el motivo de la figura 2 repartido en la voz y en las cuerdas y el movimiento termina con este motivo presentado por el violín I.

V. Ak (verde)

El último movimiento es el epílogo de la obra. Tiene un tempo lento y un carácter introspectivo y expresivo. Comienza con una melodía en la voz que rodea la nota de si bemol y donde van apareciendo las notas del clúster del inicio.

Fig. 6

Descripción: SSD:Users:eric_kire20:Desktop:Screen Shot 2019-06-06 at 12.24.03 PM.png

En la letra B el rango de la voz se abre y la melodía comienza a alternar la escala de si menor con la de si bemol, tal como había ocurrido en los movimientos anteriores. En esta sección los músicos tocan crótalos con arco, y las notas que tocan también se derivan del clúster inicial, aunque por la disposición en que parecen las voces poco a poco se forma un acorde de do siete.

Poco antes de la letra C los músicos cambian los crótalos por sus instrumentos habituales comienzan a imitar la melodía que hace la voz. Estas melodías están construidas a manera de grupetos y siguen empleando la combinación de las escalas de si bemol y si menor al igual que el resto de la obra.

Las melodías se reparten entre las cuerdas mientras que la voz está siempre presente. Cuando alguna de las cuerdas lleva la melodía, dos o tres de ellas acompañan con notas largas que se derivan del clúster inicial, con un textura ligera y transparente.

Al final, la voz se queda sola haciendo estos grupetos, posteriormente se queda con unos pequeños glissando de segunda mayor, que recuerdan a la figura 2, hasta que finalmente termina con una nota de si bemol.

Conclusiones

Como se menciona en la introducción y durante el análisis de esta obra, las notas de si bemol y si natural tienen un papel preponderante, ya que a partir de diferentes combinaciones de sus escalas mayores, menores y modales de se construye el material melódico de la obra. También funcionan como puntos de llegada y salidas, tanto como de secciones como de movimientos.

Otro elemento constante en la obra es el uso del clúster y de las texturas acordales que resultan de la combinación de estas escalas. El motivo de segunda mayor de la figura 2, también juego un papel formal en la obra, al darle una unidad cíclica.

Gabriela Ortiz considera esta pieza como una de sus obras más abstractas, ya que no emplea elementos folclóricos ni extra musicales, salvo el texto en maya. En esta pieza se hace evidente el diálogo que establece la compositora con autores como Bartok y Ligeti, por la similitud en los recursos y procesos que manejan.

Si se desea consultar la partitura se puede acceder a www.gabrielaortiz.com para ponerse en contacto con la compositora. La grabación de la obra está disponible en Spotify, interpretada por el Cuarteto Latinoamericano y la soprano Sarah Leonard.


[1] http://literaturaymundomaya.blogspot.com/2011/02/el-cielo-maya.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s